Más temprano que tarde toda empresa necesitará algún material gráfico, no importa el tamaño de la empresa, siempre se necesita algo, he visto que muchas pequeñas empresas empiezan por las tarjetas de presentación, donde a cambio de la impresión les regalan el diseño, incluyendo el logotipo, al contrario, muchas empresas medianas buscan primero el logotipo, si tú le comentas a un diseñador que necesitas una tarjeta de presentación es muy probable que el diseñador te indique que primero necesitas el logotipo para en conjunto generar tu imagen institucional, por lo menos a nivel básico.  

Independientemente de lo anterior tendrás que elegir un buen diseño, independientemente que contrates un diseñador, a un impresor o lo hagas tú, así que aquí te dejo una pequeña lista a considerar cuando elijas un diseño.  

1.- Limita el uso de fuentes tipográficas. 

Recuerdo que cuando estudiaba diseño gráfico, en la materia de diseño editorial, tenía el problema de las fuentes, era una materia muy dura con un maestro en especial muy duro, no es queja, lo agradezco, lo que quiero decir que en ese entonces el uso de fuentes era un gran problema para mí, ¿Cuántas fuentes usar, en dónde, de qué tamaño? Lo curioso es que esas preguntas siguen muy vigentes en mi trabajo diario.  

El asunto de las fuentes es complicado y no, me explico, hoy en día hay la facilidad de tener cientos de miles de fuentes con servicios gratuitos como Google Fonts,  pero todo se resume a si la fuente tiene patines (los pies que tienen algunas fuentes) o si no los tienen, a estas últimas les decimos Palo seco. El nombre oficial sería con Serif como la Times New Roman o sin Serif como la Helvética.  Lo que tienes que preguntarte es la función que quieres que cumpla esa fuente, ¿la quieres para un título, para un texto corto, para un texto largo? 

Las fuentes también varían en su grosor, pueden ser ligera, negrita, itálica, o una mezcla de las anteriores.  El uso que le darás depende de lo que quieras dar a entender. El consejo que te daré en esta nota es que uses una fuente con sus variantes, que uses dos fuentes, o ya forzado tres, evita las fuentes ornamentadas para textos medianos y largos, varía el grosor de las fuentes para resaltar elementos, ve ejemplos de diseño de otras empresas, cuenta las fuentes y nota la forma en que las emplean.  

2.- De tres a cinco colores suelen ser suficientes.  

Los colores no nos limitan, nos abren millones de posibilidades, sin embargo, como color institucional, usaremos en la mayoría de los casos dos, ve los logotipos de las grandes marcas, talvez el que más colores utiliza es Google, pasando por muchos que solo usan uno o dos como Nike, o Apple. 

Se usan pocos colores no sólo por motivos mercadológicos, sino que también por motivos de economía en la reproducción; la mezcla de colores con la cual se hacen impresos es CMYK, súmale el costo de las tintas directas de un Pantone. Y aunque sólo quieras usar tus materiales en digital, considera los tamaños mínimos como puede ser el ícono de una aplicación de celular, o de una página web, los colores se perderían.  

En conclusión, si puedes usar dos colores mejor, más colores considéralo, pues el proyecto y su alcance puede lucir increíble con más colores, pero en ese caso acuñemos un nuevo término, “colores mínimos” Si tu imagen tiene muchos colores, asegúrate de que también funcione con muy pocos.  

3.- El diseño general de tu negocio es una familia.  

Muchos clientes me piden una tarjeta, o un volante. Lo que está ocurriendo es que el cliente se ha dado cuenta de que tiene una necesidad de comunicación, sin embargo, es algo así como comenzar por el final, muchas veces, los clientes piden a una imprenta la impresión del volante, y la imprenta le regala el “diseño” incluyendo su “logo”, el problema aquí es que muchas veces esta solución al problema de comunicación es similar a poner un curita en dónde se requieren puntos.  

Las empresas necesitan una personalidad y una indumentaria. He visto empresas medianas que me piden tienda en línea, o un catálogo, pero tienen el problema que cuando tuvieron su primera necesidad de comunicación encargaron algo a la imprenta, y la imprenta para cobrar su impresión, en ese algo les incluyó el logo, entonces ahora la empresa se ve, o se siente atada a ese logo, que muy generalmente no cumple con los requisitos mínimos que debe cumplir un logo. Entonces esa empresa empieza a encargar impresiones en una imprenta y otra, según sea lo que va necesitando, una imprenta hace cajas, otra hace lonas, otra hace tarjeta, etc., y cada imprenta hace un diseño diferente para cumplir con lo que de verdad le interesa: la impresión. Al fin el diseño de la empresa, la imagen de la empresa termina siendo un Frankenstein, cuando el diseño de una empresa debe ser una familia. 

Generar una imagen sólida, consistente, que perdure, que comunique la personalidad de la empresa es indispensable y eso lo logra un diseñador en conjunto con el dueño, o el departamento de marketing de la empresa. No escatimes esfuerzo, tiempo y dinero en generar tu imagen lo antes posible con un diseñador, el diseñador te entregará todo lo que necesitas para que cuando te veas en la necesidad de imprimir, o hacer algo, con alguna imprenta o con algún otro proveedor no estés creando un Frankenstein, si no que tengas la seguridad de que independientemente del proveedor todo lo que generes sea miembro de una misma familia y mantengas una línea clara en el desarrollo de la imagen de tu negocio.  

4.- Un buen diseño es el que se planifica. 

Piensa, ¿qué necesitarás? Imagina todo lo que en un corto y mediano plazo tendrás la necesidad de usar, aunque de inicio probablemente no necesites tantos diseños, ten por seguro que la necesidad llegará, así que planifica. Primero, sin duda, necesitaras tu logo, luego dependiendo que servicio o producto ofrezcas necesitaras ya sea notas, hojas membretadas, y una buena base para publicaciones en redes sociales. Planificar garantiza que, aunque surjan necesidades de comunicación inesperadas, tendrás la cantera lista para resolver la situación.  

5.- Es fácil usar muchos elementos, lo difícil es usar sólo los necesarios.  

 Es común que nos veamos tentados a querer decir todo en un solo diseño, sin embargo, esto lo único que hace es que la gente pierda interés por leerlo, esto aplica a todo, desde el logo, hasta el spot. Por regla un solo mensaje por medio o publicación. El tiempo que la gente le dedica su atención a lo que le mostramos es muy corto, recuerda que la gente se expone a miles de mensajes diariamente, por lo tanto, si conseguimos captar su atención tenemos que aprovecharlo, si no, fíjate cuanto tiempo dedicas a leer cada mensaje que se te presenta.  

6.- Diferenciarse o morir. 

Si tu negocio es una cafetería y buscas en Google, logo de cafetería, encontrarás una cantidad asombrosa de lo mismo, no hay mucho que decir en este punto, simplemente si haces la búsqueda y comparas lo que hacen las grandes marcas verás que éstas se diferencian claramente del resto.   

Conclusiones. 

Un diseño gráfico es una herramienta que se utiliza para resolver problemas de comunicación, ten en cuenta que para resolver cualquier problema se necesita realizar un proceso, si te saltas el proceso, probablemente estarás generando más y más problemas.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *